Cuando las pruebas científicas son de baja calidad – PAHO

Recomendaciones fuertes cuando las pruebas científicas son de baja calidad

Abstract
Para mejorar el proceso de elaborar directrices y facilitar la formulación explícita, sistemática y transparente de recomendaciones a partir de las pruebas científicas (evidence), en 2007 la OMS adoptó el método GRADE (Grading of Recommendations Assessment, Development and Evaluation [Clasificación de la valoración, elaboración y evaluación de las recomendaciones]) para evaluar la calidad de un cúmulo de datos científicos y determinar la dirección y fuerza de las recomendaciones resultantes (1) (véanse los capítulos 9 y 10 del Manual para la elaboración de directrices de la OMS, 2014) (2). Según el marco analítico GRADE, las mejores estimaciones del efecto de una intervención derivan de revisiones sistemáticas de ensayos controlados aleatorizados, en los cuales la intervención se pone a prueba frente a otras medidas terapéuticas. El grado de certeza de la estimación del efecto o el grado de confianza en él depende de varios factores, a saber, el riesgo de sesgo; la imprecisión; la ausencia de evidencia directa; la inconsistencia de los datos; y el sesgo de publicación (3). Según GRADE, el nivel de confianza en la estimación del efecto en todos los aspectos considerados se clasifica de alto, moderado, bajo y muy bajo sobre la base de una combinación de estos factores. Sin tomar en cuenta estos otros factores, los ensayos controlados aleatorizados proporcionan estimaciones con un nivel de confianza alto, mientras que los estudios de observación proporcionan estimaciones cuyo nivel de confianza es bajo, salvo en circunstancias específicas.
Para acceder al sitio, haga Clic Aquí

2010 © Foro Latinoamericano Colaborativo en Calidad y Seguridad en Salud

Desarrollado por IECS (Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria)

Log in with your credentials

or    

Forgot your details?